Patrones de pensamiento y su origen de Bruce Lipton

Cambia los patrones de pensamiento negativo

La mente subconsciente almacena programas que has adquirido desde muy temprana edad. Son pautas de comportamiento en su mayoría, prohibiciones, dogmas inamovibles que, muy a tu pesar, hacen de lastre para tu crecimiento y para tu completa libertad de pensamiento.

Los programas subconscientes que cada uno de nosotros asume durante los primeros siete años de nuestra vida, proceden de padres, familiares, amigos, sociedad.. Estos patrones y creencias dan forma (y en la mayoría de los casos limitan) nuestra realidad y necesitamos aprender a cambiar, cambiar y reescribir, estos programas para convertirnos en co-creadoresconscientes de nuestra vida.

 

“La creencia convencional era que tu vida en gran medida fue determinada por tu herencia. La nueva ciencia de la epigenética dice no; tu vida es el resultado de tu participación y la influencia de tu mente en lo que está pasando”.– Bruce Lipton

 

Tener una visión sana de la realidad

La ciencia de células madre en la que el Dr. Lipton trabajó durante la década de 1960, reveló que el “ambiente” en el que estaban las células condiciona la genética y el comportamiento de dicha célula: la ciencia que hoy en día estudia esta realidad es la epigenética. Si se colocan tres células idénticas, en tres medios de cultivo diferentes (cambiamos el entorno en el que está la célula), cambia la genética real y el comportamiento de las células (por ejemplo, una se convierte en músculo, otra hueso y la otra en grasa).

Según Bruce, el ser humano es como una placa de Petri cubierta de piel gigante de 50 billones de células. El medio de cultivo en nuestro cuerpo es la sangre y el “científico” que controla la composición de la sangre, añadiendo y quitando cosas, es nuestra mente. Las células reciben su información sobre si crecer, contraerse, vivir o morir, basada en la percepción de nuestra mente y la interpretación de la realidad.

El reto es que cada uno de nosotros vea y perciba el mundo de una manera diferente. Si dos personas están viendo el mismo atardecer, uno mira hacia afuera y dice: “Este es un lugar maravilloso que me apoya y soy un humano feliz y sano”. El otro sentado junto a él dice, “Este es un lugar de miedo y no tengo ni idea de lo que me depara el futuro. Lo temo”. Ambos están en el mismo ambiente, pero sus células hepáticas están recibiendo mensajes totalmente diferentes; en última instancia, afectan el comportamiento y la actividad genética de las células!

“Lo que sea que esté percibiendo allí, manifestaré aquí un complemento físico. Así que si tengo una visión sana, la química de mi mente convierte mi cuerpo en salud. Si vivo con miedo … El miedo causa el 90% de la enfermedad en el planeta. Y todo es generado por las percepciones de la mente. La imagen que tienes en tu mente crea el comportamiento y la biología que expresas en la vida. “

– Bruce Lipton

 

¿Quién controla la mente?

En términos simples, la mente se divide en dos aspectos principales: el consciente y el subconsciente. La mente consciente está compuesta de nuestros pensamientos superficiales, deseos y aspiraciones. La mente subconsciente es el reino de nuestros patrones de pensamiento y creencias automáticas y habituales, las cosas que hacemos cuando ni siquiera sabemos que las estamos haciendo.

“Justo detrás de tu frente está la corteza pre-frontal, es el centro de la conciencia. Tu identidad frente a la identidad de cualquier otra persona. Esta es tu mente consciente. El otro 90% del cerebro estaba allí antes de que la parte consciente evolucionara, eso es el subconsciente. En el subconsciente, las cosas suceden por debajo de tu conciencia, debajo (o “sub”) de la conciencia.”– Bruce Lipton

Si estamos conduciendo por la carretera hablando con un amigo en el asiento del pasajero, nuestra mente consciente es la que participa en la conversación. Nuestra mente subconsciente es la que se ocupa automáticamente de hacer todo lo necesario para conducir el coche. Mientras que tu mente consciente lee este artículo, tu mente subconsciente se está ocupando de todo lo demás – la respiración, el parpadeo, de tomar un sorbo de té sin quemar los labios.

 

Según Bruce, cuando estamos plenamente presentes, centrados en lo que estamos haciendo en el momento, la mente consciente es la que toma el control. Pero tan pronto como empezamos a pensar en algo más allá de este momento presente, nuestros programas subconscientes entran en acción para mantener las cosas en movimiento y mantenernos seguros.

Debido a la cantidad de tiempo que pasamos pensando en algo distinto del momento en que estamos, la ciencia sugiere que estamos ejecutando nuestros programas subconscientes alrededor del 95% de nuestra vida. Y aunque algunos de estos programas son positivos, empoderados y útiles, los psicólogos creen que la mayoría de estos programas son incapacitantes, auto-saboteadores y limitantes.

 

¿De dónde vienen estos pensamientos y patrones subconscientes?

La mayor parte de nuestra programación subconsciente viene de los primeros siete años de nuestra vida. Desde el último trimestre del embarazo hasta la edad de siete años, existimos principalmente en el espacio de la onda cerebral Theta (a.k.a. hipnosis), que es el espacio más receptivo para nuestra mente subconsciente. Somos esencialmente esponjas.

Nuestro modelo del mundo está formado por cómo experimentamos nuestra realidad, y cómo vemos a nuestros padres y otras influencias clave, de las que aprendemos a responder ante la vida. Aprendemos subconscientemente cómo actuar cuando estamos felices o enojados, lo que se necesita para ganar dinero, la mejor manera de expresar el amor, cuando es seguro reír, cantar, brillar … y cuando no lo es. Tomamos estos mensajes de nuestro entorno y se convierten en nuestra visión automática y sub-superficial de la realidad.

Seguiremos formando nuevos patrones subconscientes a medida que crezcamos en edad (piensa en cualquier movimiento o habilidad habitual que hayas dominado), pero la corriente subyacente de estos patrones y creencias se establece en su mayoría cuando somos jóvenes.

La mejor manera de identificar los programas subconscientes que se están ejecutando es simplemente mirar a tu vida, porque se compone de “el programa” el 95% del tiempo.

Tu vida es una copia impresa del programa. Las cosas que tienes en tu vida que amas son porque tienes un programa que te permite aceptar esas cosas en tu vida. Cualquier cosa en la que trabajes duro, por la que luches, en la que pongas mucho esfuerzo y sea difícil conseguir, es porque tus programas no apoyan eso en tu vida. Son ellos los que bloquean ese objetivo. Tu mente consciente está alcanzándolo, pero algo en tu programa lo está manteniendo a raya. El esfuerzo y la lucha que sientes es por tratar de anular un programa. Estas trabajando duro porque lo quieres, pero la corriente subyacente de la creencia dice: “No va a suceder”.

Si piensas que ganar dinero es duro y conlleva mucho esfuerzo, entonces al abrir tu propio negocio, no te irá bien y te resultará muy difícil. ¿Por qué? Porque tu eres el que cree que es difícil y requiere mucho esfuerzo, y eso es lo que obtendrás.

Entonces, ¿Cómo cambiamos los programas que nos han dado para crear más de lo que realmente queremos?

Compartimos algunos de los métodos específicos y un principio primordial:

Repetición –

Aquí un hecho interesante: la mente subconsciente no sabe la diferencia entre lo que es vívidamente imaginado y lo que es real. El segundo método para reprogramar nuestro subconsciente hacia el cambio positivo es practicar nuevos pensamientos y acciones, con sentimientos, y repetir esto a lo largo del día como si estuviera aprendiendo una nueva habilidad o construyendo un nuevo músculo. Como si tratases de memorizar una canción.

Aunque el pensamiento que queremos introducir sea muy diferente a como se ve tu vida actual, la repetición funciona si podemos aprovechar la capacidad de entrar en un espacio de sentimiento conectado, con el resultado final de lo que realmente queremos. “El movimiento crea emoción”, y el tejido de movimiento y sentimiento juntos es una de las mejores maneras de construir la energía de una visión. No solo es repetición de palabras, es generar una emoción (positiva), que se repita con esas palabras para que cale el mensaje.

“La civilización humana en este planeta tiene la necesidad de cambiar rápidamente nuestro comportamiento porque nuestro comportamiento actual está llevando a la extinción masiva. La psicología de la energía es una forma de cambio de la creencia que provoca el “súper aprendizaje”: la capacidad de sincronizar los hemisferios de nuestro cerebro y de descargar algo en el subconsciente rápidamente. “ Bruce Lipton

 

Estar completamente presente: la llave a la desprogramación

El Dr. Lipton comparte un argumento convincente. Dice que existe un momento en la vida en el que cada uno de nosotros salimos del programa y entramos en plena co-creación consciente de nuestra vida: el momento en que nos enamoramos. La razón es que cuando  somos los primeros en el amor, estamos completa, innegable e indivisiblemente presentes. Este enfoque puro en este momento se funde con un profundo deseo de sacar lo mejor de nosotros y por un tiempo somos plenamente expresivos de nuestro yo.

Cuando miramos a los niños inmersos en un juego, a atletas o a artistas inmersos completamente en el flujo de lo que están haciendo o creando, podemos ver que todos ellos son expresiones de estar plenamente presentes en el momento.

Cuando estamos completamente aquí, en este momento, estamos conscientemente creando nuestra vida. Cada uno puede cultivar esta magia y entrenarnos para desarrollar estos músculos.

No somos víctimas de otra cosa que los programas en los que estamos operando. Cambia los programas en los que estás operando. Si tus programas subconscientes coinciden con los deseos de la mente consciente, tu vida será una experiencia de luna de miel continua mientras vivas en este planeta. – Bruce Lipton”